Fotografía corporativa de equipo de trabajo de Mahavir K-mina.
Equipo de Mahavir K-mina: (Arriba) Yamile, Sandra, Jorge, Ledys; John y Elkin (abajo). 

Hace tiempo que me dedico a la fotografía y gracias a esta labor he conocido a personas que me han sorprendido y me han dejado varias enseñanzas de vida.

Aparte de la fotografía comercial, busco proyectos personales donde aplico lo que sé y además brindo mi grano de arena a la sociedad. Las organizaciones sin ánimo de lucro son un tema que me ha llamado la atención desde que era niño y quise aprovechar la oportunidad para realizar una sesión de fotografía con una de ellas.

Makavir K-mina es una organización que le brinda una oportunidad a las personas que han perdido un miembro inferior por diferentes circunstancias y que además no cuentan con el recurso económico para adquirir uno, logrando así recuperar su autoestima y su independencia.

Para estas fotografías me comuniqué vía mail con Julián, la persona encargada en el área de comunicaciones de la organización y acordamos una reunión en su oficina. Me presenté y le mostré mi portafolio con las fotografías que realizo, de inmediato se interesaron mucho en mi trabajo y después de pactar el día para la sesión, me invitaron a recorrer las instalaciones. Me presentaron al equipo administrativo y también al equipo que se encarga de fabricar las prótesis.

El tema principal que buscaba tratar en las fotografías era el de la hermandad por parte de las personas que trabajan allí, pues es algo que noté en un principio debido a que todos se comportaban como una familia.

Fotografía corporativa de equipo de trabajo de Mahavir K-mina.
Fotografía corporativa de equipo de trabajo de Mahavir K-mina.

No quería que las fotografías se limitaran a retratos de los que trabajan allí, sino que también buscaba personas a las cuales estaban en proceso de entrega de sus prótesis o de mejoramiento de la misma. En Mahavir K.mina dan todo el servicio; es decir: toman los datos de la persona, las medidas de sus piernas para que queden precisas al momento de ya acomodar la prótesis y luego la persona espera a que la llamen para que le entreguen su prótesis.

Conocí allí a tres personas muy valientes con historias de vida que te tocan el alma con su humildad y coraje ante la pérdida de una de sus extremidades. Ellos me contaron sus historias mientras les hacía las fotografías mientras íbamos observando las fotografías en la pantalla de mi computador a medida que aparecían. En el lugar contamos también con la compañía de sus seres queridos y amistades.

Fotografía de retrato de beneficiarios de Mahavir K-mina.
Retrato de Sara Paulina. Nació con una enfermedad en su pierna izquierda que la llevó a usar la prótesis desde hace tres años.
Fotografía de retrato de beneficiarios de Mahavir K-mina.
Retrato de Norelly Fuentes. Sufrió un accidente el 24 de marzo de 2018 mientras viajaba en autobús hacia Colombia debido a un microsueño del conductor.
Fotografía de retrato de beneficiarios de Mahavir K-mina.
Retrato de Juan Esteban. Trabaja como pintor de casas, auxiliar en un taller de mecánica y lava carros. Sufrió el 21 de enero de 1994 un accidente de tránsito donde perdió su pierna.

Lastimosamente, el sábado 15 de octubre de 2022 me enteré por mi madre mientras leía el periódico de una triste noticia. Ella me muestra una de las páginas los avisos obituarios y allí me señala que la Corporación Mahavir Kmina lamenta la muerte de Juan Rodrigo Mejía. Sinceramente, quedé devastado.

A Juan Rodrigo lo recuerdo como una persona entregada hacia los demás, a su labor, con temple y una sencillez, una calidad de persona indescriptible. Compartimos un poco de nuestras vidas y de nuestras experiencias mientras le hacía unas fotografías de retrato, sesión que realicé también para todo su personal técnico, administrativo y también de algunos de los pacientes que recibían ese día las prótesis y que amablemente quisieron contarme su historia.

Fotografía de retrato de Juan Rodrigo Mejía.
Retrato de Juan Rodrigo.

Como fotógrafo, busco dar mi aporte al mundo con mi labor trabajando al lado de fundaciones y con personas que desean que su historia sea contada, permitiendo ser una ventana y así llegar a muchas más personas.

Escribo esto con un dolor en el alma y más porque veo de nuevo las fotografías y no puedo evitar las lágrimas.

Pueden escuchar en este podcast su voz y su labor dando clic en este link.

Gracias por leer.

Si tienes un comentario, no dudes en escribir. En la pestaña blog también tengo más historias como esta.